Aquí.

Mécete en los surcos
de mi sonrisa
y recuérdame
por qué
estamos aquí.

Anuncios

Mantenerse firme

Mi cuello huye de tus
pensamientos
y de las barricadas de besos que le azotan,
pero yo me mantengo firme
y me dejo llevar.

Jamás…

Jamás me cansaré de oír
esos acordes llenos de
melancolía,
de recuerdos rotos.

No he podido obviarlos
y mi destino
tampoco.

Ese veneno auditivo
me revienta los tímpanos
si pienso que esos días
no van a volver
y la luz del sol
se marcha
lentamente
cada día.

Vuelve y dame de esa música
que recompone el corazón
y la memoria
por un instante,
por una noche,
hasta que las velas se consuman
y la lluvia cese.

Preguntas.

Deambulo por esta ciudad
que me lo ha arrebatado
todo
y lo que quiero
es parar el tiempo
y preguntarle a un Dios
que pudiera existir
el porqué de este castigo.

Pero lo único que veo
son los ojos de alguien
que no reconozco
reflejados en los charcos,
y que ahoga sus recuerdos
entre lágrimas.