Solo eso.

Solo tienes que caminar
hasta donde
nacen las ilusiones
Y dejarte llevar.
Y dejarte besar…

Anuncios

Te miraba…

Te miraba
detrás de la puerta
sin que lo supieras,
mientras susurrabas esa canción.

Te miraba
detrás de la puerta,
decidida a besarte
cada enero,
antes de que el año nuevo
me inundara con nuevos propósitos.

Te miré, por última vez,
con todo el amor del mundo,
antes de que cesaran
esa melodía
y tus besos.

Días lluviosos.

En los días de lluvia
también se ama,
también se vive,
también se cumplen años.

Tal vez la risa no se funda
con los rayos del sol,
ni parezca un buen día para cantar,
pero siempre quedarán
los colores del arco iris
en los charcos
y las botas de agua.

Falacias.

Cuando los cuentos fingen finales felices,
una parte de mi
exige ignorar esas falacias
que desorientan el alma.

Una parte de mí
busca la verdad
y sus devenires.

La poesía es el antídoto
de la impávida
fantasía,
farsante de luces y estrellas,
que solo se desvanece
con la lectura de los versos
más intensos que existen,
que calan la piel
y atraviesan las entrañas.