Sin duda.

Sin duda, le quise por cómo
me hablaban sus ojos,
cuando su boca no podía
y por cómo su risa llenaba el espacio,
llegando a competir con el aire,
pero, sobre todo,
por la manera
en que amordazaba
y esposaba
a mis demonios
y enterraba la llave.

Anuncios

4 comentarios sobre “Sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s