Maldición.

Que se despierte el aire huracanado
y se extiendan las tormentas
por los rincones del verano,
que las verdes praderas
se tiñan de morado,
que las hijas del viento
se acomoden en los llanos,
que mueran los náufragos
y sus brújulas,
que llegue el infierno a la tierra
si no paras a mi lado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s