Búsqueda

Creí,
por un instante,
que la soledad ya no tenía excusa
para quedarse.

Llegaste
y en ese momento decías que te ibas,
sin pensar que podríamos querernos
por siempre.

Aun así, te busco entre la niebla,
en los valles espinosos,
en los páramos deshabitados,
mientras se clavan aguijones en mis pies
y se desgarra mi alma,
mientras tu leve recuerdo
me atormenta y me calma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s