Piedras en el camino.

Anuncios

Reacción.

El vello de mi cuerpo
se eriza
si me tocas
con el sonido de
las notas de un piano.

Esa melodía nuestra
que narra la historia
de unas manos que llegaron
a rozarse.

Días lluviosos.

En los días de lluvia
también se ama,
también se vive,
también se cumplen años.

Tal vez la risa no se funda
con los rayos del sol,
ni parezca un buen día para cantar,
pero siempre quedarán
los colores del arco iris
en los charcos
y las botas de agua.